Los equipos virtuales de alta competitividad digital necesitan ser gestionados de una manera efectiva, innovadora e ingeniosa, y sobre todo deben estar orientados a los resultados que quieren tener en la empresa.

La modalidad virtual ya era una realidad desde antes del COVID-19 y ha ido ganando adeptos año con año. De hecho, empresas del calibre de Amazon manejan desde hace tiempo equipos en los que sus miembros no viven en la misma zona geográfica.

Es más, en el 2010, el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, firmó el Telework Enhancement Act, que exigía que toda oficina federal tuviera un programa de trabajo remoto.

Ante la tendencia creciente del trabajo a distancia, Zapier, una de las empresas virtuales más importantes, realizó una encuesta en el 2019 con ayuda de Harris Insights & Analytics relacionada con el tema.

Dicha encuesta fue contestada por unos 880 trabajadores del conocimiento y los resultados mostraron que un 95 por ciento de ellos quería laborar de manera remota. 

Por si fuera poco, un 26 por ciento había renunciado a su empleo para irse a una empresa que les permitiera trabajar de forma remota, mientras que un 74 por ciento de la citada población pensaba renunciar a su actual empleo si la competencia les ofrecía salario y prestaciones similares más la oportunidad de trabajar en dicha modalidad.

Los talentos humanos son la base del éxito

Ninguna estrategia, por más novedosa que sea, funcionará sin el factor más importante de una empresa, su talento humano, por eso son la base de la competitividad digital.

Es por eso que es tan importante desarrollar el liderazgo de nuestros colaboradores.

La colaboración de las personas que trabajan en tu empresa será la diferencia entre lograr los objetivos trazados o no.

Gestionar el talento humano en toda empresa requiere dos elementos indispensables: confianza y colaboración.

Estos elementos no difieren, incluso cuando se maneja personal ubicado en distintas partes del país o el mundo.

¿Dónde podemos ver estos valores reflejados? Fácil, basta ver si los miembros de tu organización muestran las siguientes actitudes:

¿La clave? Sinergia

conectividad digital

La sinergia no solo es la integración coordinada de esfuerzos, sino la cooperación para alcanzar la meta y deja en claro la diferencia entre grupo y equipo de trabajo.

El no conocer la diferencia entre ambos términos puede ser perjudicial para tu empresa y para tus colaboradores.

En los párrafos siguientes te explicamos la diferencia entre grupo y equipo de trabajo.

Grupos de trabajo

Los grupos de trabajo dependen del esfuerzo individual de cada uno de sus miembros y tienen una estructura jerárquica rígida con un líder al mando.

La formación de sus miembros será similar y sus funciones no serán complementarias, sino que harán lo mismo.

Esto significa que cada miembro tendrá objetivos específicos particulares que se preocupará por conseguir para su beneficio.

Todo esto redundará  en una falta de sinergia, pues los miembros se encargarán de hacer nada más lo que les corresponda; no habrá un esfuerzo colectivo.

Equipos de trabajo

La característica principal de los equipos de trabajo radica en que el liderazgo es compartido, pues cada miembro tiene un perfil diferente al de sus compañeros.

En un equipo de trabajo no se delega en espera de que cada quien cumpla, sino que se acompaña de manera colectiva en el proceso.

Otra diferencia clave es la flexibilidad de funciones, misma que en los grupos no cambia, mientras que en los equipos puede variar.

Dichos cambios en las funciones dependerán de las actitudes, aptitudes y experiencias de los miembros del equipo.

Gestión efectiva

Dado que el factor humano es responsable en su mayoría del éxito de la organización, no podemos ignorar aquellas acciones que garanticen una gestión efectiva.

Por eso es necesario tomar acciones que garanticen el manejo eficiente del talento humano.

Estructura un plan de trabajo

Aquí se deben considerar los recursos técnicos con que cuentan y los entornos en que se desenvuelven  los miembros de tu equipo:

Todos estos factores deben considerarse para evitar retrasos en las entregas, ausencias en reuniones importantes y hasta desempeño en general.

Por ejemplo, si uno de tus miembros vive en una zona geográfica con alto índice de huracanes durante cierta temporada, es probable que en ciertas fechas tenga problemas para conectarse a juntas.

Por otra parte, las juntas virtuales pueden ser hasta más cansadas que las presenciales, por lo que una planeación puntual de las mismas será clave para que estas sean productivas.

Lo anterior nos da el pase al siguiente asunto, la comunicación.

Dar por sentado que todos entendemos lo mismo, pensamos y nos expresamos igual, puede dar pie a muchos problemas.

Estructura un plan de comunicación efectiva para la competitividad digital

La falta de un espacio físico puede traer consigo ciertas desventajas: los miembros no comparten el mismo entorno y cultura, interpretaciones erróneas y malentendidos, entre otros.

Para evitar estas barreras tú puedes recurrir a estrategias de comunicación efectiva:

Flexibilidad, invaluable y apreciada

La empresa flexible va mucho más allá que solo permitir el trabajo remoto.

Este tipo de organizaciones tienen la capacidad de adaptarse a los cambios, pues saben que este es lo único seguro e incluso continuo.

Dicha capacidad hace que la empresa responda de manera más eficaz y sea más productiva, lo que repercutirá para bien en la percepción que el mercado tiene de ella.

¿Pero solo eso implica ser flexible como empresa? En realidad no.

De hecho, existen cuatro rubros en los que la empresa debe ser flexible para  gestionar con éxito el talento.

Flexibilidad estratégica :

Propia de los consejos directivos que implementan nuevas formas de guiar a la empresa cuando los cambios del mercado así lo exigen.

Flexibilidad organizativa :

Repercute en la distribución de tareas y la comunicación interna de la organización.

Flexibilidad productiva :

Es lo relacionado con nuevos productos o servicios, ajuste del volumen de producción, reubicar colaboradores de ser necesario, entre otros factores.

Flexibilidad laboral :

Maneja, entre otras cosas, la asignación de funciones de acuerdo con la capacidad de los colaboradores, así como la distribución de los mismos en equipos de trabajo, tanto físicos, como virtuales.

Como puedes ver, para lograr una verdadera gestión efectiva para equipos virtuales de alta competitividad digital requiere algo más que solo creatividad. 

Ser flexible y prestar atención a las necesidades de tu personal serán la clave para lograrlo y así obtener verdaderos equipos de alto rendimiento.

2 Respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.